Me sumo, pero voy primera

Publicado: 7 enero 2016 en Sin categoría

Mag. Carlos Alza Barco

Director de la Escuela de Gobierno

 

En casi cinco años, prudencia y cordura son dos términos que se pueden aplicar, en términos generales, a Marisol Espinoza como Vicepresidenta de la República y Congresista. Fue clara en criticar al nacionalismo cuando así lo ameritaba la situación, en otros momentos guardó crudo silencio. Defendió su investidura frente a un Primer Ministro que la quería ningunear cuadrándolo al recordarle que ella “no fue designada a dedo”. Nadie sabe para quién trabaja. Hoy su adscripción al partido de César Acuña le dará a este último todos los beneficios de alguien que ha mantenido un perfil medianamente coherente. Sin embargo, Marisol aprendió que en la política se negocia y si tendrá el número 1 en la lista al Congreso sus probabilidades de ingreso aumentan. Pero una adhesión como esta, a alguien cuestionado –entre otras cosas- por el presunto uso de las universidades con fines políticos, podría estar evidenciando una jugada, como de tantas otras, por asegurarse un puesto más allá de cualquier alineamiento ideológico o programático. Tendremos que esperar a ver qué pasa y si de verdad todo esto “se hace por el Perú”.

Nota aparecida en La República, 7 de enero de 2016.

escanear0322

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s